NoticiasVino

Los hogares españoles gastan más en vinos

El consumo de vino en España se enfoca cada vez más hacia los productos con mayor valor añadido

Los datos publicados por el panel de alimentación del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) y analizados por el OEMV muestran una gran estabilidad en el consumo de vino en los hogares españoles durante el primer trimestre de este año 2018 (-0,7%), al tiempo que una subida generalizada de precios en las distintas categorías generan una facturación mayor (+2,7%), especialmente liderada en estos meses por las subidas en los vinos con IGP.

Por comparación con cómo se cerró el año 2017, los vinos espumosos caen algo más, se frena el crecimiento del consumo de vinos con DOP y mejora ligeramente el de vinos sin indicación. Recordemos que a finales del 2017 la caída fue algo mayor en términos de volumen (-2,5%) que de valor (-2,1%), hasta los 370 millones de litros (-9,7 millones) y los 1.004 millones de euros (-22 millones), con un precio medio estable (de 2,70 a 2,71 €/litro).

EVOLUCIÓN ANUAL

Tras la ligera recuperación de 2016, 2017 cerró con el volumen más bajo consumido en lo que va de siglo, si bien el valor fue muy superior al registrado en el año 2000 ya que el precio ha ido subiendo notablemente por la mejor evolución de los vinos con mayor valor añadido, que además se han encarecido, como analizaremos a continuación.

Por tipo de vino

El vino tranquilo con denominación de origen (DOP) es el vino en el que más invirtieron los hogares españoles en 2017 con 561 millones de euros (+0,2%), el 56% del total, creciendo por quinto año consecutivo y alcanzando su mayor valor hasta la fecha. No obstante, cayó un 1,8% en volumen respecto a 2016 hasta bajar ligeramente de los 138 millones de litros, su segunda mejor cifra aun así de los últimos 6 años pero inferior a las registradas en el trienio 2009/2011. El precio medio ha subido un 2,1% hasta los 4,07 €/litro, superando por primera vez la barrera de los 4 euros. Es el tercer año seguido en el que el vino con DOP se encarece.

Pese a que el DOP lidera las compras en valor en el canal de alimentación, es el vino tranquilo sin DOP ni IGP el más consumido en volumen con 174,5 millones de litros (-2,3%), algo más del 47% del total. Sin embargo, sus compras disminuyeron por quinto año consecutivo y son muy inferiores a las registradas a principios de siglo (superaron los 450 millones de litros en el año 2000). Su valor cayó en menor medida, un 0,5% hasta los 217,4 millones de euros, al subir su precio medio un 1,9% hasta los 1,25 €/litro. En el año 2000 se consumía mucho más que ahora este tipo de vino, a un precio que se situaba por debajo del euro por litro. El precio del vino tranquilo con DOP también es superior actualmente (4,07 frente a los 3,55 € del año 2000), si bien en este caso su consumo ha evolucionado de forma muy positiva y se sitúa ya lejos del registrado en el año 2000, cuando no alcanzó los 80 millones de litros.

Desde bases más pequeñas, el consumo de vino con indicación geográfica protegida (IGP), también conocido como vino de la tierra, cayó un 3,4% en volumen pese a bajar su precio medio más que el de ningún otro vino (-11% hasta los 2,36 €/litro). Por tanto, su valor disminuyó un 14%. El consumo de este tipo de vino se situó en los 14 millones de litros y en los 33 millones de euros; sin embargo, los datos correspondientes al primer trimestre de 2018, como analizaremos más adelante, son especialmente buenos para los IGP.

Destaca el descenso del consumo de Cavas y espumosos con DOP en 2017, hasta situarse en los 26,3 millones de litros (-5%) y en los 134,5 millones de euros (-7,6%), si bien es cierto que esta caída se ha producido tras el excepcional aumento registrado en 2016. Su precio medio bajó un 2,8% hasta los 5,12 €/litro tras dos años seguidos subiendo. En el año 2000, está categoría estaba ligeramente por encima de las cifras actuales en volumen pero por debajo en valor, ya que el precio medio se situó en los 4,06 €/litro.

Respecto a las bebidas con vino (sangrías, tintos de verano y vermuts), su consumo creció en 2017 en torno al 3%, a un precio que se mantuvo en los 1,47 €/litro. Con cifras más moderadas, el consumo de vino de aguja cayó alrededor del 20%, mientras que el vino de licor creció en volumen (+2,5%) pero cayó ligeramente en valor (-1,3%).

Otras bebidas

2017 ha sido un año récord para el consumo de cerveza en el canal de alimentación español con 844 millones de litros (+2,7%) y 1.028 millones de euros (+4,2%). Se ha superado por primera vez la barrera de los 1.000 millones de euros, mientras que, a su vez, sobrepasa al valor del vino (no al conjunto de vino + bebidas con vino). Su precio medio subió por cuarto año seguido y alcanzó los 1,22 €/litro (+1,5%), el más alto en lo que va de siglo junto al registrado en el año 2009, también en los 1,22 euros. El consumo de cerveza ha evolucionado positivamente en estos años, ya que en el 2000 se situó en torno a los 512 millones de litros y a los 453 millones de euros. En el lado negativo, las bebidas espirituosas cerraron 2017 con descensos del 5,8% en volumen y el 7,6% en valor, hasta los 33,8 millones de litros y los 360 millones de euros. Es el menor volumen consumido desde que tenemos datos y el menor valor desde 2006. Su precio bajó un 1,9% hasta los 10,66 €/litro tras la subida de 2016. Por último, el consumo de sidra en los hogares españoles cayó en menor medida, hasta situarse en los 13 millones de litros (-1,9%) y los 26,4 millones de euros (-0,9%), manteniéndose bastante estable en los últimos años. Su precio es el más alto hasta la fecha, con 2,03 €/litro (+1%).

PRIMER TRIMESTRE DE 2018

Con los datos ya disponibles para el primer trimestre de 2018, la tendencia es mejor que la analizada para el año 2017. En este inicio de año, los hogares españoles gastaron en vino algo más de 237 millones de euros, lo que supone un incremento del 2,7% (+6,3 millones de euros) respecto al mismo trimestre del año pasado. El volumen se mantuvo prácticamente estable al caer un leve 0,7% hasta bajar ligeramente de los 89 millones de litros (-590.000 litros), a un precio medio que subió un 3,4% hasta los 2,67 €/litro (+9 céntimos).

El OEMV destaca una subida generalizada de precios, sobre todo en espumosos, siendo el vino de licor el único que se compró más barato. Tanto el vino con DOP como el vino sin DOP ni IGP, las dos categorías más consumidas, siguen una tendencia similar, con ligera caída en volumen pero aumento en valor. Sin embargo, son los vinos con IGP los protagonistas positivos ya que sus ventas en alimentación se han disparado más del 60% en volumen y del 75% en valor, a precios además que suben un 8%. Este encarecimiento no ha afectado en absoluto a este tipo de vino, como sí ha ocurrido con los Cavas y espumosos con DOP, cuyo consumo ha disminuido un 13,6% en volumen y algo más del 6% en valor. No obstante, una parte muy importante de su consumo se produce en diciembre (30% del volumen y 37% del valor total en 2017) coincidiendo con el inicio de la Navidad. Muy buen arranque de año para los vinos de licor, con caída de vinos de aguja.

Respecto a otras bebidas, el consumo de cerveza inicia 2018 con subidas del 1,5% en volumen y del 3,8% en valor, hasta los 176,5 millones de litros y los 220 millones de euros, a precios más altos (+2,3% hasta los 1,25 €/litro), manteniendo por tanto una tendencia similar a la analizada a cierre de 2017. El consumo de bebidas espirituosas se mantuvo más o menos estable (+0,8% en volumen y -1,7% en valor), con muy buen aumento de la sidra (+6,2% y +7,9% respectivamente).

 

Vía: Vinetur

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *