TecnologíaVino

La UVa y Matarromera investigan los beneficios del extracto vino en la salud ocular

La Universidad de Valladolid (UVa) y Bodegas Familiares Matarromera han firmado un acuerdo de colaboración para desarrollar proyectos de innovación y proteger los resultados de sus investigaciones, como un reciente descubrimiento que aplica derivados del vino en tratamientos oftalmológicos.

La institución académica y las bodegas están trabajando en una patente conjunta que innova en el uso del extracto de la uva Eminol como antioxidante para beneficiar y proteger a las células de ojo, ya que reduce el riesgo de sufrir enfermedades oculares y posee propiedades antiinflamatorias.

La investigación se ha realizado de forma conjunta entre el Instituto de Oftalmobiología Aplicada de la Universidad de Valladolid (IOBA) y el Departamento de I+D+I de Matarromera, y se encuentra actualmente en fase de ensayo clínico para poder presentarla a laboratorios farmacéuticos, ha explicado el presidente de Matarromera, Carlos Moro.

Esta sería la primera patente en cotitularidad con la Universidad de Valladolid, pero la número once de la empresa vinícola, ya que el extracto Eminol de la uva es otra patente de las bodegas que utiliza su poder antioxidante en reducir procesos degenerativos a nivel sanitario y estético.

El Eminol, elaborado en una planta de Valbuena de Duero (Valladolid) para tal fin, es un componente con una capacidad antioxidante «muy superior a la de otros principios empleados en la industria farmacéutica» según el doctor de la Universidad de Valladolid Girish Kumar.

Con este acuerdo, además de trabajar de forma conjunta en el proyecto de salud ocular, ambas entidades se comprometen a desarrollar de forma conjunta nuevos programas de investigación, a buscar financiación conjunta para los mismos y a transferir conocimiento y métodos conjuntos de distribución.

Las bodegas Matarromera y la Universidad de Valladolid han afianzado así una colaboración existente desde hace más de quince años, según el rector de la institución académica, Antonio Largo, quien ha destacado el compromiso del centro con la innovación y la investigación.

«La Universidad de Valladolid se encuentra en el quinto lugar de generación de patentes nacionales y en el segundo de las generalistas, excluyendo a las politécnicas» ha sostenido Largo al declarar que los retornos que recibe la Universidad por la licencia de patentes supera los 200.009 euros anuales.

Por su parte, Matarromera ha destinado en los «últimos años» más de 45 millones de euros en 90 proyectos de I+D+I nacionales e internacionales por los que recibió el Premio Nacional de Innovación el pasado año.

 

Vía: La Vanguardia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *