GastronomíaNotas de PrensaSostenibilidad

AUBOCASSA 2020-2021: una añada de excelente producción, calidad y sabor a Mallorca

Tal y como anunció a mediados de octubre, la almazara mallorquina inició la cosecha más temprana de su historia acompañada de un año ligeramente caluroso y de ciclo vegetativo adelantado.

AUBOCASSA presenta la nueva cosecha de su aceite de oliva virgen extra homónimo y 100% arbequina, siendo la añada 2020-2021 la más temprana de su historia hasta la fecha. A nivel climatológico, esta campaña ha destacado por una excelente producción y un buen rendimiento. El inicio de año fue caluroso y el ciclo se adelantó durante todo el año. Las escasas lluvias de otoño han propiciado aceitunas con poca humedad lo que ha derivado en unas condiciones de extracción perfectas para el aceite. Afortunadamente, AUBOCASSA se libró de las tormentas de granizo que llegaron a la isla de Mallorca a final del verano.

Sobre su aspecto, AUBOCASSA 2020-2021 se muestra empolvado, opalescente, con ligera turbidez, lo que indica que no se ha filtrado. Al girarlo en la copa, se observa la densidad de cada gota, recordando que por un litro de este aceite de oliva virgen extra se emplean aproximadamente entre 8,5 kg y 10 kg de aceitunas de variedad arbequina. Sobre su color, es amarillo verdoso, manteniendo el estilo habitual de la finca.

En nariz, se asoman aromas delicados que recuerdan a la piel del limón y la hoja del limonero, a la hierba recién cortada con el rocío de la mañana, a los paseos por el olivar y las primeras brisas. Dentro de la copa, apreciamos los olores del huerto, desde el tomate de ramallet hasta las alcachofas, verduras de hoja verde y un gazpacho ya terminado. Aparecen también las frutas y destaca el plátano mezclado con galleta y un toque de naranja. Unos segundos más tarde, se perciben los frutos secos, donde destaca la almendra verde y el pistacho. Como recuerdo queda el lentisco de verano en la pleta de sesteo y un ramillete de aromáticas mediterráneas.

Pasamos a la boca, donde AUBOCASSA 20-21 nos termina de seducir con su sedosidad y plenitud. Vuelven los sabores de frutas y verduras que se mostraban en nariz. Las almendras frescas alargan el sabor y descubrimos un ligero punto picante que realza todo el conjunto.

En esta cosecha de AUBOCASSA no hay amargor, solo dulzura y luminosidad del campo mallorquín que marcan la impronta de este gran aceite. Un viaje a la isla balear que perfectamente puede acompañar ensaladas, aderezos para frutas, ibéricos y multitud de recetas donde AUBOCASSA no es solo un acompañante, es un ingrediente clave para ensalzar cada propuesta.

Para más información:

Virginia Antonín – [email protected]