Notas de PrensaSostenibilidadVino

Alta Alella LAIETÀ 2016 y Alta Alella LAIETÀ ROSÉ 2016: un dúo de cavas con personalidad propia nacidos en la Serra de Mar

Alta Alella presenta dos Grandes Reserva ideales para compartir junto a familiares y amigos durante las fiestas.

Serra de Mar, zona singularizada por la D.O. Cava y la más cercana al mar y a Barcelona, es un paraje único donde la bodega elabora sus cavas siempre fieles a la ecología, naturalidad y transparencia desde el viñedo.

La bodega Alta Alella presenta una propuesta única para brindar esta Navidad junto a sus cavas Alta Alella LAIETÀ y Alta Alella LAIETÀ ROSÉ. Dos Grandes Reservas ideales para compartir con familiares y amigos mientras se aprecian los matices de estos cavas nacidos en la Serra de Mar, territorio ubicado dentro de la zona Comtats de Barcelona, singularizada por el Consejo Regulador del Cava.

La certificación y el reconocimiento de Serra de Mar es un hito histórico que pone en valor la historia y la tradición del territorio en el que se encuentra Alta Alella marcando así la personalidad propia de la región. De esta manera, se resaltan la excepcionalidad del terroir y las singulares características edáficas, climáticas, orográficas e históricas.

Alta Alella LAIETÀ · Gran Reserva 2016 es un cava ecológico y de perfil cosmopolita elaborado con las variedades pansa blanca (xarel·lo), macabeu, chardonnay y pinot noir. Su nombre se inspira de los “layetanos”, un antiguo pueblo íbero (pre-romano) que habitó al norte de la ciudad de Barcelona. Su botella, garantía de origen y ligada con la historia de la D.O. Alella, no deja indiferente a nadie y acentúa con su forma el factor diferencial de su estructura, aroma y sabor.  Tiene un perfil de cata elegante y maduro, untuoso, seco y afrutado que se corona con una finísima burbuja.

Por su parte, Alta Alella LAIETÀ ROSÉ · Gran Reserva 2016 es un cava monovarietal ecológico elaborado con Mataró (monastrell), la variedad más genuina de la zona vinícola (nombre de la capital de la comarca del Maresme). Un cava exquisito y persistente, con cierta salinidad y mineralidad marcadas. Sus aromas a violetas y frutos rojos combinados con sus notas de frutos secos y bollería, fruto de su crianza mínima de 30 meses, lo convierten en un cava gastronómico, ideal para armonizar las mejores mesas.

Para más información:

Virginia Antonín

[email protected]